Los artistas en la Guerra Civil Española. 1. Los cartelistas.

Por el 80 aniversario de la Guerra civil española continuamos con el apartado  “Los artistas en la guerra civil española”con el fin de introducirla a través de las labores que ejercieron sus artistas en ella. Hoy voy a explicar una de sus tareas más representativas, el diseño de carteles de propaganda política para ambos bandos.

 

213724-000_025147

Alexandre de Riquer, uno de los más importantes cartelistas del modernismo catalán. MNAC

 

¿Cuando surgió el cartel?  Para ello debemos conocer qué es el cartel y cuál es su función. Antes de la invención del cartel ya existían las señales, hitos e ilustraciones que acompañaban a textos, pero esa combinación imagen-texto con soporte independiente al conjunto del periódico y duración efímera al acontecimiento que presentan, surgió a finales del siglo XIX principios del XX, sobre todo vinculado a las nuevas necesidades de propaganda comercial que se crearon con la aparición de la nueva sociedad de consumo. En España estuvieron principalmente vinculados a la necesidad de difundir festejos taurinos y patronales. La tranquilidad de los primeros años del siglo XX ligó al cartel con el movimiento del Art Nouveau, bailes de máscaras, fiestas y exposiciones. El cartel político, en cambio, tiene una vida más corta pues empezó a desarrollarse durante el siglo XX vinculado a las grandes guerras, y aquí en España durante la guerra civil.

 

 Los carteles se producían mediante la técnica de la litografía surgida a final del siglo XVIII. Ella consistía en dibujar con un lápiz de grafito sobre una plancha de zinc, la cual a continuación se mojaba y se cubría de tinta con un rodillo, tinta que quedaba adherida al dibujo graso debido a que el agua repele las tintas grasas de la plancha. Cada color solía requerir una plancha, las cuales a continuación se estampaban una por una sobre un mismo papel gracias a un torno, repitiendo el proceso para cada uno de los carteles. Ya os podéis imaginar lo lento y laborioso que se hacía el proceso.

Fontsere nos da una idea de lo importante que fue el cartel en la época de la guerra civil:

“El cartel daba unas consignas; pensar que entonces no había Televisión […]  El cartel, con sus colores llenando las paredes de las ciudades, realmente tuvo un impacto tremendo, y contribuyó, al menos, a crearse ambiente de lucha. La prueba es que los partidos lucharon dialécticamente a través del cartel.

 

 

1. Nacionales

Los bandos se distinguían por su ideología la cual a su vez quedaba reflejada 

900px-bandera_fe_jons-svg
Distintivo del partido unido de la FET y de la JONS. El yugo y las flechas con el color rojo sangre y negro pólvora.

gráficamente en sus carteles. Los carteles del bando sublevado, apoyado principalmente por el Ejercito, la Iglesia, conservadores de los partidos de la CEDA, de la FET y de la JONS, monárquicos y grandes terratenientes; todas aquellas instituciones que estaban perdiendo sus privilegios con las nuevas leyes creadas durante la república, se ganaban el apoyo del pueblo ensalzando la unidad de España, la fe y el catolicismo, y usando símbolos triunfalistas que abarcaban desde el yugo y las flechas de los reyes católicos, al águila bicéfala del escudo del emperador Carlos V, hasta una profunda influencia de símbolos tomados del fascismo italiano y alemán como la esvástica (invertida), la tipología gótica de los nazis y el prototipo del superhombre de Nietzsche, reinterpretado por los nazis.  Artísticamente los artistas fueron influidos por el monumentalismo (Sáenz de Tejada), el surrealismo (José Caballero) y  el art déco (Tono).

A diferencia del bando republicano, el bando nacional dispuso en un primer momento de menos instrumentos para difundir su propaganda ya que las grandes ciudades habían permanecido leales a la República y con ellas, sus periódicos, emisoras y estudios cinematográficos. Lentamente con ayuda exterior italiana y alemana y absorbiendo los antiguos medios de comunicación republicanos crearon sus propias instituciones.

Además fueron colaboradores gráficos de revistas como Teodoro y Álvaro Delgado en la revista falangista Vértice,  Joaquín Valverde y Domingo Viladomat en Laureados de España; así como cartelistas de organizaciones del bando sublevado como « Auxilio de Invierno» la cual se transformaría luego en «Auxilio Social», y para « Hogares de Reposo del Soldado » y los « Hogares del Herido » los cuales organizaron cursillos de orientación cultural y propagandística.

Del mismo modo que surgieron asociaciones extranjeras en apoyo de la República, las hubo también para apoyar y difundir la propaganda nacional. Así aparecieron « The Spanish Nationalist Relief Committee » en Gran Bretaña o « Les Amis de l’Espagne Nouvelle » en Francia.1

Republicanos
Sello e insignia de Auxilio Social, junto con carteles de Teodoro Delgado, Cabanas, Sanz de Tejada y , de nuevo, Cabanas.

2. Republicanos

Los carteles republicanos en cambio nos permiten conocer gráficamente la cantidad de partidos y sindicatos de diferentes siglas e ideologías que componían y estaban a favor de la República. De entre todos ellos destacan ya en la época, entre sus partidos, el PSOE; y entre los sindicatos el de la UGT y la CNT.

En los carteles del bando republicano en cambio, se resalta la importancia de la educación, la lucha contra el fascismo, la necesidad de disciplina… todos ellos acompañado de símbolos en vinculados al movimiento obrero y comunista, proyectando hoces, martillos, engranajes, el color rojo… además del uso de  estrellas de cinco puntas las cuales simbolizaban el espíritu internacional de su lucha, en tanto que representan a los 5 continentes, así como a las 5 clases sociales: juventud, militares, obreros, campesinos e intelectuales.

Tal y como aparece en la página de PARES, sus editores fueron muchos, destacando instituciones públicas como el Ministerio de Instrucción Pública, el Ministerio de Propaganda y el Ejército de la República. Entre las entidades privadas toman importancia los sindicatos y los partidos políticos, especialmente CNT-AIT, UGT, PCE, además de Juventudes Libertarias, Altavoz del Frente o las Asociaciones de Amigos de la Unión Soviética.

Obviamente 1938, a un año de la victoria nacional, se convierte en un mal año para el cartelismo republicano. Los republicanos van perdiendo terreno, la moral está por los suelos y muchos talleres cierran por escasez de papel y de tintas.

Republicanos2
Carteles de PSOE, de la Juventud socialista unificada, de Josep Renau para el partido comunista, de la FAI, de la UGT, de la Federación local de Juventudes Libertarias (anarquistas) y del periódico “Verdad” donde cooperaron Partido comunista y PSOE.

La mayoría de los carteles salían de las ciudades republicanas más importantes: Barcelona, Madrid, Valencia y Bilbao, en las cuales crearon sus propios sindicatos de dibujantes como el Sindicato de Dibujantes Profesionales (Barcelona, UGT), el sindicato de Profesionales de Bellas Artes (Madrid, UGT) o el Sindicato de Profesionales Libres de las Bellas Artes (Valencia). De entre los artistas cabe destacar la figura de Josep Renau, creador del cartel de esta entrada, así como director del traslado de las obras del Museo del Prado; y para quien quiera hacerse un tatuaje, aconsejo echar una ojeada a los modernos carteles de Germán HoracioVicente Ballester Marco, y Manolo Prieto creador de portadas de libros y del Toro de Osborne. A mí me encantan.

Además los republicanos crearon exposiciones y concursos de carteles de carácter solidario como la primera que se desarrolló, la exposición de G. Sainz de Morales, A. Carretero y E. Cortiguera en Barcelona, la cual dedicó hasta el 20% de sus ventas a las victimas de la guerra civil; además de las exposiciones en el extranjero que buscaban la solidaridad internacional como la Exposición sobre La revolución Española en Londres o la Exposición Antifascista de Documentos sobre España, en París.

Republicanos3
2 carteles de Germán Horacio y uno de Goico Aguirre para el Frente Popular de Asturias.

Dudas:

¿Llegaron a tener influencia de los carteles revolucionarios rusos?

-Fontseré: Creo que tuvieron influencia, pero no éramos demasiado conocedores de la tradición rusa. La revolución rusa tuvo una enorme influencia en la revolución española en todos los aspectos. Pero no tenía una influencia intelectual, en el sentido que tienen hoy por la profusión de revistas o libros. En las Universidades de hoy se estudian esas cuestiones; vosotros sois más eruditos que nosotros.

 

CONCLUSIÓN:

Siempre me han gustado los carteles. Claros, concisos y de colores brillantes, gracias a su fuerza y atractivo visual se convierten en un potente medio de comunicación que además goza de un lenguaje gráfico casi universal. Gustan tanto a civiles como a políticos, extranjeros, intelectuales, pobres y analfabetos; quienes convierten a sus personajes heroicos en sus fuentes de inspiración y modelos a seguir.

¿Se podría decir por tanto que Delacroix, Goya y Velázquez no son carteles de otro tiempo? ¿No son banderas de unos ideales?

Es entonces cuando surge la polémica entre Ramón Gaya y Joseph Renau sobre qué es y qué no es un cartel. Pero eso es otra historia que podéis leer de su propia mano en la transcripción hecha por la S.B.H.A.C.

 

PD. Si os ha gustado no olvidéis darle a like, comentar o compartir, así me ayudáis a seguir mejorando y otros podrán disfrutarlo.

800px-el_tres_de_mayo2c_by_francisco_de_goya2c_from_prado_in_google_earth
Los fusilamientos del 3 de mayo, Francisco de Goya, 1813-1814. Museo del Prado.

 

Fuentes:

Anuncios

Los artistas en la Guerra Civil española. (1) Introducción.

Hoy es 18 de julio y cumplimos, desgraciadamente, el 80 aniversario de la irreparable Guerra Civil española. Este mismo día en 1936 Mola en Pamplona, Goded en las Baleares y Franco en Canarias, lograrán alzarse contra la Segunda República siendo el principio de una dolorosa guerra civil que terminará con la victoria nacional en 1939.

Ahora, vinculándolo más al arte, me pregunto… ¿Qué fue de los artistas durante la guerra civil?

Y como siempre que hago un post encuentro más temas de los que puedo reducir a una entrada, voy a hacer un nuevo apartado del blog llamado “Los artistas de la guerra civil”, porque creo que no merecen menos.

 

1. Introducción a la guerra civil

En 1923 el general Primo de Riera dio un golpe de estado apoyado por el monarca Alfonso XIII contra la Constitución de 1876, instaurando continuas dictaduras militares desde el 1923 a 1931.  Por estas circunstancias el pueblo desconfía de Alfonso XIII y buscará la república pidiendo elecciones municipales en enero de 1931.

 era una hora de definiciones… Hay que estar con el rey o contra el rey”  Indalecio Prieto, líder del PSOE, 1930.

Como era de esperar, el pueblo, traicionado, crea  el Pacto de San Sebastián donde se unen casi todos los partidos republicanos y en última instancia PSOE y UGT con el fin de poner fin a la monarquía y crear una Segunda República. Los republicanos ganan las elecciones en casi todas las comunidades (salvo en las Islas Canarias, Baleares, León, Valladolid y Navarra, entre otras)  y surgen manifestaciones multitudinarias contra el rey que le obligan abandonar el país. Desde 1931 a 1936 gobernará el país la Segunda República.

«Los republicanos, como eran legos en materia de gobierno, forzaron tanto el motor que lo quemaron.»   Juan Eslava Galán, Historia de España contada para escépticos.

Porque, digan lo que digan, la vida no es blanca o negra, suele ser color hormigón. La república fue un gran proyecto lleno de expectativas y buenas intenciones consumidas, como siempre, por los viles actos de unos pocos. El secreto proyecto de liberar al pueblo de la profunda influencia de la Iglesia y devolvérselo a los libros fue desvelado al tolerar la quema de templos y conventos por parte de descontentos y  descontrolados. Grandes conquistas como el matrimonio civil, el divorcio o la creación de escuelas públicas amenazaban el poder de la Iglesia la cual, con su influencia, cobijó a la burguesía y alta cuna que temían perder sus privilegios en una heterogénea república que abarcaba desde monárquicos a socialistas, comunistas y anarquistas. Todos tenían cabida en la república, incluso esos monárquicos y burgueses que tanto la detestaban podrían encontrar su representación en la CEDA (Confederación española de Derechas Autónomas), la cual ganó las elecciones del 1936, primeras elecciones en las que las mujeres tuvieron voto. Aún así fue un periodo de inestabilidad por los continuos alzamientos anarquistas y militares (como el de Sanjurjo). Con las numerosas influencias fascistas (Italia y Alemania), y comunistas (Rusia),  las posturas se radicalizaron, y tras las elecciones de enero de 1936, con la victoria del Frente Popular (una coalición de partidos izquierdas), las llamas se prendieron con los asesinatos del teniente Castillo, izquierdista, y con el asesinato del parlamentario de derecha Calvo Sotelo. Finalmente los militares, cansados de esperar, se coordinaron rebelándose el 18 de julio de 1936.

Goya. Duelo a garrotazos. 1820. La historia se repite.

 

Los artistas en la guerra

Resumir todos los antecedentes de la guerra civil no es fácil. Y obviamente me dejo unos cuantos. Pero en resumen quería mostrar ese gris hormigón y esa diversidad de partidos que componían la Segunda República y siguieron luchando durante la Guerra Civil.  Ahora, vayamos a los artistas.  

El arte vive gracias a sus compradores ya sea el propio estado o particulares. Habrán obras personales del artista pero, en general, los artistas requieren del comprador para sobrevivir y, en consecuencia, directa o indirectamente viven influenciados en más o en menos medida, por los gustos de la época y por la sociedad en la que viven. Así que, ¿qué ocurre en una época de crisis o guerra?

Descienden los compradores de arte, ahora más interesados en subsistir en su tierra que en engalanar sus hogares, y el artista sufre su perdida. Grandes marchantes, si son inteligentes, compran las obras para salvarlas (más baratas dada la necesidad de subsistir del artista) y venderlas (más caras) a países más prósperos. Un gran negocio para rateros y desalmados pero también para grandes corazones, como los de brigada de “Monuments and Fine Art and Archives de la Segunda Guerra Mundial (reproducida en la película “Monuments Ment” de George Clooney), como los responsables de la evacuación del Prado durante la Guerra Civil con Josep Renau joven cartelista y el arquitecto Vaamonde como sus directores; o la importante labor que están llevando a cabo hoy día los equipos de la UNESCO para salvar el patrimonio de Oriente amenazado por el ISIS.

Foto: Destrucción de obra de arte en Nimrud a cargo de ISIS
Fotografía del periódico “El Confidencial”. ISIS en Irak, 2015.

 

¿Qué fue de los artistas durante la Guerra civil española?

El número de obras de arte durante la guerra civil, obviamente por los motivos que he explicado antes y por las numerosas destrucciones de templos y arte sacro, descendió, y los artistas tuvieron que buscar nuevas maneras de subsistir, exiliándose o luchando por sus ideales en un bando o en el otro.  Así, entre otras misiones, los artistas se encargaron de participar en importantes labores de propaganda diseñando carteles, exponiendo la situación del país al exterior presentando obras a Congresos Internacionales, usar la poesía para arengar y recordar a sus compañeros en la batalla, escribir en periódicos, educar a sus soldados… Actividades que iré rememorando en las siguientes entradas de este apartado 😉

miniuv0021201

 


 

Como siempre, muchas gracias por leerme y si os ha gustado darle a Like!, que siempre anima a seguir escribiendo. Y aquí, aquellos grandes libros que me han ayudado tanto a aficionarme a la guerra civil como a seguir escribiendo esta entrada:

-“Los girasoles ciegos” de Alberto Méndez = Cruenta mirada de 4 pequeños relatos conectados sobre la vida de sus personajes durante la Guerra civil española. Atroz.

-“El Lápiz del Carpintero” de Manuel Rivas = Gran novela para aquellos más positivos y que les guste las novelas con algún romance de por medio. Personalmente, me encantó.

-“Luna de Lobos” de Julio Llamazares = Supervivencia de 4 jóvenes escondidos en la montaña tras la victoria del ejército nacional y la consiguiente persecución de los republicanos por los nacionales. Llena de intriga y dolor.

-“Historia de España contada para escépticos” de  Juan Eslava Galán.= Para aquellos que se quieran echar una risa al tiempo que conocen de manera general la historia de su país. Estupenda.

-“Una historia de la Guerra civil que no le va a gustar a nadie”, de nuevo, de Juan Eslava Galán. = Una mirada más profunda y documentada de la guerra civil española. Puede ser pesada para aquellos que no estén familiarizados con tantos personajes que tomaron parte en el desarrollo de la guerra. Un compendio documentado de barbaridades de ambos bandos.